El paradójico éxito de Kicillof: logra que la desconfianza en su política cambiaria sea la vía para financiarse - EuroBlue
Noticias

El paradójico éxito de Kicillof: logra que la desconfianza en su política cambiaria sea la vía para financiarse

Las exitosas dos colocaciones del Bonad 2017 que realizó el Gobierno en apenas un mes, le permitió recaudar un total de $20.000 millones (u$s2.120 millones).

Así las cosas, este título -que opera bajo el formato de “dólar linked”, es decir, paga de acuerdo con la evolución que experimente el billete oficial más un interés de 0,75%- le dio un poco de oxígeno a las cuentas fiscales de Economía.

De hecho, la buena recepción que tuvo en el mercado con estas licitaciones se vio reflejada en que la cartera que conduce Kicillof recibió ofertas que casi triplicaron la emisión original.

Si bien la gran demanda que obtuvo esta colocación a primera vista supondría una jugada exitosa por parte del funcionario, la realidad es que el interés logrado por este instrumento encierra una paradoja.

Sucede que, por un lado, puede leerse como una señal de confianza que le brinda el mercado a las emisiones oficiales.

Pero, por otra parte, si este bono “dólar linked” captó la atención es porque funciona lisa y llanamente como un seguro contra devaluaciones.

De manera que la cantidad de interesados en este papel no hace más que dejar al descubierto la fuerte expectativa que hay sobre una inminente corrección del tipo de cambio tras la asunción del nuevo Gobierno.

Más allá de los motivos que impulsan al mercado a hacerse de estos papeles, la realidad es que el Ejecutivo se ve beneficiado porque, al aprovechar el apetito que existe por este instrumento puede capturar pesos y financiar el enorme déficit fiscal.

Según estiman varias consultoras, este año el rojo será cercano al 8% del PBI, lo que equivale a la friolera de $300.000 millones. Un volumen que no puede cubrirse únicamente con la “maquinita” de emitir billetes.

En lo que va del año, la administración kirchnerista realizó colocaciones en pesos asumiendocompromisos por casi $110.000 millones.

“El Gobierno intenta llegar al 11 de diciembre sin problemas de caja, por lo que no hay una estrategia sólida en estas colocaciones. Simplemente descubrió que esta es la forma definanciarse de manera rápida y conseguir fondeo. Le había funcionado bien y por eso ahoraexplota esta alternativa al máximo”, resume Rafael Di Giorno, director de Proficio Investment.

El otro “beneficio” que le genera emitir estos papeles al Ministerio de Economía es que, al estar destinados a aquellos que están preocupados por la estabilidad del tipo de cambio, parte de los pesos que van a ese bono saldrán, precisamente, del mercado de dólares.

En otras palabras, un bono dólar linked absorbe pesos que, sin otras opciones a la vista,tendrían como destino seguro al billete verde, lo que implicaría más presiones sobre el blue o a través de las ventanillas habilitadas por la AFIP, que vienen sufriendo recortes.

Incluso, fuentes de la city confirmaron a iProfesional que “hasta el propio Banco Central llamó a diversas sociedades de Bolsa para ofrecer el Bonad 2017”.

Dólar atrasado
Pese a que hay otras alternativas en el mercado con una renta superior, los inversores están prefiriendo este instrumento porque hay una clara noción de que el dólar ha quedado muy “barato”.

En este contexto, no sólo pesan los pronósticos que trazan consultoras y economistas. También influyen indicadores clave, como los que revelan que la competitividad cambiariade la Argentina ya se ubica en los peores niveles desde la salida de la convertibilidad.

Pero, lógicamente, el gran “termómetro” es el blue, que se encuentra muy cerca de los $16, marcando así una brecha respecto del oficial de casi 70 por ciento.

En tanto, empresas y operadores que negocian en la Bolsa de Comercio a través del “contado con liquidación” deben afrontar un valor superior a los $14.

Esto explica por qué la posibilidad de acceder a un Bono de la Nación Argentina (Bonad)emitido a un dólar nominal de $9,37 con vencimiento en 2017 generó tanta avidez.

El jueves pasado, el Ministerio de Economía colocó u$s1.030 millones y recibió propuestas por 2,5 veces el monto licitado inicialmente, que había sido de u$s500 millones.

Se trata de un resultado similar al que obtuvo en la primera licitación de estos papeles, hace apenas un mes, cuando “recaudó” u$s1.087 millones.

El riesgo oculto
Según el relevamiento realizado por iProfesional entre operadores de la city, esta herramienta financiera atada al dólar no es para cualquier tipo de inversor.

“Este instrumento es buscado especialmente por los que sólo pueden invertir en herramientas oficiales, como las empresas, compañías de seguros y bancos, para cubrirse ante una eventual devaluación”, explica Francisco Gismondi, analista de la consultora Empiria.

El punto central es que, más allá de los beneficios que muestra el dólar linked ante un salto del tipo de cambio, algunos administradores de carteras tienen ciertas dudas respecto de cuál será, llegado el caso, el nivel de depreciación que se les terminará reconociendo a lostenedores de esos bonos.

¿A qué se debe este temor? A que en la city hay una creciente desconfianza respecto de que las autoridades desdoblen el mercado cambiario e instauren un “dólar financiero”, que podría tener un valor inferior al que recibirían otros sectores de la economía, como losexportadores.

Por ende, el riesgo es que para los inversores no termine resultando un “gran negocio” esperar un fuerte salto del billete verde, ya que eso podría no verse reflejado en losrendimientos reales de estos papeles.

“Los bonos dólar linked se deben regir de acuerdo con la variación del tipo de cambio oficial. Si bien esto no se modificaría, no hay que descartar que se implemente un valor para la divisa bajo otro nombre para darle beneficios a ciertos sectores”, afirma Di Giorno.

Así las cosas, a la hora de repartir los beneficios de estos títulos, los funcionarios podríanapegarse a la letra de la regulación y pagar en base al tipo de cambio menor.

Para Di Giorno, “todo dependerá del costo político que tenga que afrontar el nuevo Gobierno, respecto a la cantidad de bonos emitidos, y del nivel de la devaluación”.

Según Gismondi, también está la posibilidad que no se abra el cepo y que el Banco Central deje estable, como ahora, el tipo de cambio, mientras el billete paralelo siga por las nubes, “lo que generaría que se pierda dinero con el dólar linked”.

En este contexto, Facundo Martínez, economista jefe de M&S Consultores, hace hincapié en uno de los últimos recuerdos “criollos”: el cupón del PBI, un instrumento financiero que brinda rentabilidad si el crecimiento de la economía supera un determinado umbral.

En mayo de 2013, la Presidenta había dicho que la economía crecía un 10%.

Sin embargo, meses después, “cuando Kicillof vio la enorme cantidad de dólares que iba a tener que desembolsar de las arcas nacionales para pagar el cupón, el INDEC cambió laperspectiva de crecimiento del PBI a tan sólo el 3%”.

Como ese “nuevo” porcentaje era inferior al mínimo requerido para que se gatille el pago, finalmente no se abonó renta.

“Así fue como se cambiaron las reglas de juego. Algo que nadie descarta que vuelva a ocurrir con los bonos dólar linked”, concluye Martínez.

Frente a estos antecedentes, el ejecutivo de una de las principales firmas administradoras de carteras de inversión asegura a iProfesional que “no se recomienda sumar estos títulos porque nadie asegura que el nuevo Gobierno pague a los inversores la tasa real de devaluación”.

“Nosotros no los estamos sugieriendo ya que, en el mejor escenario, en un año el linked gana prácticamente lo mismo que un bono en pesos, entre 28% a 30%”, cuenta Di Giorno.

“Es mejor comprar un título en dólares, que rinde un 8% anual en esa divisa”, añade.

Incluso, diversos portfolios manager consultados por iProfesional son muy cautos al momento de incorporar estos títulos, a punto tal que sólo destinan una pequeña porción de sus carteras a tal fin.

“Todas las empresas institucionales suman estos papeles para abrir el abanico de alternativas y diversificar los posibles riesgos pero recomiendo, como máximo, que ocupenhasta el 15% del total”, explica Dionisio Corneille, director de la Sociedad de Bolsa homónima.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/219592-El-paradjico-xito-de-Kicillof-logra-que-la-desconfianza-en-su-poltica-cambiaria-sea-la-va-para-financiarse

compartir