La otra elección: también los industriales viven su propio "fin de ciclo" - EuroBlue
Noticias

La otra elección: también los industriales viven su propio “fin de ciclo”

No solo se habla de un fin de ciclo en la política, luego de las elecciones presidenciales del domingo.

En el mundo empresario, también se empezó a respirar un “cambio de época” con la renovación de la cúpula de la UIA, que este martes designó a un “peso pesado” como nuevo titular.

Tal como estaba previsto, el director de relaciones institucionales de Arcor, Adrián Kaufmann Brea, fue proclamado presidente de la central fabril más importante del país.

El representante del Grupo Industriales reemplazará recién el 22 de septiembre al actual directivo de la UIA, Héctor Méndez, que representaba a la otra lista, la agrupación Celeste y Blanca.

Sin embargo, por estas horas el ascenso de Kaufmann Brea es leído como algo más que un cambio de figuras. En efecto, la candidatura generó un gran revuelo no sólo por la manera en que se resolvió, sino también por sus implicancias políticas.

Y no es para menos. Las críticas al Gobierno por parte de la nueva cara de la UIA durante el último coloquio de la entidad industrial encendieron luces de alerta en el oficialismo.

Hasta ahora, quienes habían alternado el bastón de mando eran hombres que nunca se enfrentaron a muerte con el Gobierno.

Con sus idas y vueltas, tanto el metalúrgico kirchnerista Juan Carlos Lascurain como el plástico Méndez, de perfil más opositor, evitaron al fin de cuentas que la sangre llegara al río, priorizando un clima de estabilidad.

Y cuando el textil José Ignacio de Mendiguren pasó a las filas de Massa, el “vasco” como lo llamaba afectuosamente la Presidenta fue corrido de su lugar protagónico en la cámara industrial.

Todos ellos compartían además su extracción: son exponentes de ese empresariadonacional vinculado a las Pyme, que representa el 90% de los afiliados a la UIA.

Ahora, en cambio, vino alguien diferente. Kaufmann Brea integra el privilegiado grupo de empresas multinacionales de peso, como es el Grupo Techint, que representa un perfil más liberal.

Por ello, su figura es asociada en el ámbito empresarial con el ala de los industriales que impulsa un giro aperturista en la economía.

Pagani, su principal impulsor, despejó dudas en junio, al señalar en declaraciones a la prensa que era partidario de la globalización y que “el 2016 y 2017 van a ser años de ajuste”.

Se trata de una facción que había sido minoría en la central fabril, pero que ahora ocupará un rol clave, justo en medio de la devaluación brasileña.

Junto con el holding de Paolo Rocca, Arcor es una de las dos compañias más globalizadas de la Argentina. Sus golosinas son consumidas en China y su modelo de negocios es premiado en cada evento del mundo corporativo.

“3 millones de kilos de alimentos con valor agregado, por día vuelca Arcor al mundo”, según el nuevo jefe de la UIA.

Cambio de época
Si bien el cambio de mando se efectuará en septiembre, algunos empresarios adelantaron la orientación que podría adoptar el equipo entrante.

“Pretendemos, en el caso de las economías regionales, que se tomen las medidas necesarias para reactivar el mercado exterior”, señaló este martes el titular de la COPAL, que también preside el gerente de Arcor.

La nueva composición de la cámara se terminó de definir la semana pasada en el coloquio industrial realizado en Córdoba, donde se intensificaron las críticas a la política económica, incluido el “atraso cambiario”.

Allí Kaufmann Brea apuntó contra la presión impositiva, advirtió sobre el estancamiento económico y dijo que se cerraron 1.000 empresas del 2011 al 2013, en base a datos del Observatorio de Empleo del Ministerio de Trabajo.

Sus críticas motivaron que la Presidenta le dedicara una cadena, en la que rechazó que hubiese una alta carga tributaria y defendió un modelo basado en el consumo y la industria.

Pero donde parece haber generado más preocupación fue en la Provincia. En los pasillos de la UIA, aseguran que Scioli pretendía tener una mayor influencia en la cúpula de la central fabril.

“Ven en Kaufmann alguien que no estaba alineado con el sciolismo”, explicaron fuentes del sector a iProfesional.

En ese marco, las filiales industriales bonaerenses UIPBA y ADIBA, que representan al 50% de las fábricas del país, denunciaron una “maniobra” para dejarlos afuera y advirtieron que el directivo “no tiene un perfil industrialista”.

“Es una locura, tener una conducción que represente los intereses de una cantidad delimitada de personas es algo que nunca sucedió en la historia de la UIA”, advirtieron días atrás.

Pese a todo, la interna se resolvió a favor del representante de las multinacionales, luego de que este martes obtuviera el apoyo de los metalúrgicos de ADIMRA y otras cámaras vinculadas al sector pyme.

La sensación entre los manufactureros es que un técnico de peso podría poner a la industria en mejores condiciones para “dialogar” con el próximo gobierno.

Así, aunque les preocupa que una corporación grande tome “la manija”, las pyme piden cambios, manteniendo la “defensa” de la industria nacional.

“Es un hombre de consenso, no es un candidato propio, pero estamos lejos de una política de las grandes multinacionales”, dijo a este medio el titular de Adimra, Gerardo Benutolo.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/217499-La-otra-eleccin-tambin-los-industriales-viven-su-propio-fin-de-ciclo

compartir